Vuelven las visitas guiadas teatralizadas al Palacio Jauregia de Irurita

Etiquetas

, ,

El espectáculo entrelaza narración y teatro sobre los momentos históricos más relevantes de la historia del Valle de Baztán

Palacio Jauregia - Irurita, Valle de Baztán

Palacio Jauregia – Irurita, Valle de Baztán

Durante los meses de julio y agosto, el Palacio Jauregia de Irurita vuelve a ofrecer visitas guiadas teatralizadas. De martes a domingo a las 19.00 horas, se puede asistir a esta cita «innovadora, educativa, sorprendente y divertida», explican los organizadores.

Sigue leyendo

Anuncios

Descendientes de navarros en Argentina en Javier y Olite

Etiquetas

, , ,

Descendientes de navarros en Argentina vienen a conocer Navarra y los Sanfermines

Palacio de Navarra, Pamplona

Palacio de Navarra, Pamplona

La Presidenta de Navarra recibió el pasado lunes en el Palacio de Navarra a un grupo de 13 personas residentes en Argentina y miembros del Hogar Navarro de Mendoza, que visita Pamplona para conocer y las fiestas de San Fermín.

El Hogar Navarro de Mendoza es uno de los cuatro centros navarros en fundado en 1983 y cuenta con 120 socios, entre población oriunda de Navarra y sus descendientes.

Tras hacer un recorrido por el Palacio de Navarra, visitaron después el casco histórico y otros lugares emblemáticos de la capital.

El martes, 5 de julio, el grupo argentino realizó una excursión por Navarra , para conocer el Monasterio de Leyre, el Castillo de Javier, hacer un recorrido por Sangüesa y visitar el Palacio de Olite.

El Centro Navarro de Mendoza es una asociación sin fines de lucro, que acoge en su seno a los inmigrantes Navarros y sus descendientes, argentinos y simpatizantes, sin distinción de nacionalidad.

Su objetivo es fomentar los lazos de amistad y fraternidad entre los hijos de navarros y argentinos y demás españoles residentes de la República Argentina.

Basado en Diario de Navarra

Geometría medieval en el Castillo de Javier

Etiquetas

, ,

El Castillo de Javier (Navarra) está situado  a 52 km al este de Pamplona. Data del siglo X, cuando se construyó la torre del Homenaje o de San Miguel, que era una torre de vigilancia y el origen del castillo. Como vemos en la imagen un prisma cuadrado recto y simple.

En este castillo nació y vivió San Francisco Javier, hijo de los Señores de Javier, y de aquí tomó su apellido. A principios de marzo, en las llamadas Javieradas se produce una peregrinación masiva a esta joya medieval.

(¡¡Más que una envoltura semicircular nos parece un trozo de polígono de más de 20 lados!! ¿No os parece?)

Junto a la torre se construyó el Palacio Nuevo de donde deriva el nombre de Xabier (Etxe berria / Casa nueva). A inicios del siglo XII se le añade a la torre una envoltura ¿semicircular?, y el XIII se completa con baluartes y torres, formando un verdadero castillo.

La basílica se le añadió en 1901, de la que apreciamos su simetría y el rosetón geométrico extraordinario.

La basílica mezcla estilos románico, gótico y bizantino, y  la portada -de estilo nerrománico-, en su tímpano, alberga los nombres de lugares recorridos por San Francisco Javier.

Alberga muy interesantes obras desde el siglo XI en adelante, que se pueden admirar en una parte hecha museo. Mucha y buena información en Navarranatural.com

Una joya medieval y geométrica en el corazón de Navarra.

Leído en Matemolivares

Castillo de Monjardín, el mirador navarro

Etiquetas

El castillo de San Esteban de Deyo, también llamado Castillo de Monjardín, se encuentra en la merindad de Estella, y fue un enclave muy importante para la defensa del Reino de Navarra de los musulmanes, primero, y de los castellanos, después.

La leyenda sitúa aquí los restos del monarca navarro Sancho Garcés I, quien tomó esta fortaleza en el año 908. Sancho se la arrebató a la familia musulmana Banu Qasi.

Desde sus ruinas se obtienen unas impresionantes vistas panorámicas, y se dice que es el mirador desde donde más pueblos se pueden ver, hasta un total de 60.

Visto en Zenezake

IMG_0469IMG_0442IMG_0451IMG_0460IMG_0472IMG_0478

 

Jauregia, 500 años del guardián del País del Bidasoa

Etiquetas

,

En Donamaria, en Malerreka, el corazón del País del Bidasoa, se encuentra JAUREGIA, la torre medieval mejor conservada del Norte de Navarra. Desde las ventanas de Casa Rural Utxunea "vigilamos" desde arriba su orgullosa torre como se puede observar en la foto tomada al atardecer (unas líneas más abajo). Una visita obligada para las familias y grupos que nos visitan.

Jauregia o “Casa de Tablas” en Donamaria. La torre medieval mejor conservada del norte de Navarra (Foto de URANZU en Panoramio)

Navarra es tierra de castillos y palacios; así lo dicen las guías turísticas. Un Reino históricamente fronterizo seleccionaba muy bien dónde ubicar sus torres defensivas y vigías. En Donamaria, en Malerreka, el corazón del País del Bidasoa, se encuentra Jauregia, la torre medieval mejor conservada del Norte de Navarra.

Desde las ventanas de Casa Rural Utxunea “vigilamos” desde arriba su orgullosa torre como se puede observar en la foto tomada al atardecer (unas líneas más abajo).  Una visita obligada para las familias y grupos que nos visitan.

Si quiere conocer las construcciones típicas de la nobleza navarra en la Edad Media, la localidad de Donamaria (muy cerca de Doneztebe/Santesteban y del Señorío de Bertiz) le invita a descubrir la historia y el interior de la casa-torre Jauregia, un palacio del siglo XV declarado bien de interés cultural.

Conocida popularmente como la “Casa de Tablas”, está compuesta de cuatro plantas: dos edificadas en piedra y dos construidas en madera o cadalso. En su interior alberga una exposición sobre el proceso de restauración que se ha realizado en el palacio y sobre el pasado de las casas-torre de Navarra.

Enclavada a la entrada Donamaria, la casa-torre Jauregia, un elegante y austero palacio con más de 500 años de historia, nos traslada a las antiguas construcciones medievales de los valles húmedos del norte de Navarra. Nada más contemplar su exterior nos damos cuenta de la singularidad de su arquitectura: la mitad inferior del inmueble está levantado en piedra y la mitad superior, en madera.

Precisamente, la particularidad de esta edificación reside en su estructura de madera o cadalso, un elemento típico de las fortificaciones antiguas que solía tener el frente y la base aspilleradas (con aberturas largas y estrechas) para hostigar al enemigo con arcos y ballestas.

Desde las ventanas de Casa Rural Utxunea "vigilamos" desde arriba su orgullosa torre como se puede observar en la foto tomada al atardecer (unas líneas más abajo). Una visita obligada para las familias y grupos que nos visitan

Atardecer desde la ventana de Utxunea, desde la que “vigilamos” a Jauregia y la curiosa torre de la iglesia de Donamaria

El carácter defensivo de la torre de Donamaria también se puede apreciar en las saeteras o ventanas abiertas en el muro que se utilizaban para disparar flechas, y en su ubicación. Estratégicamente emplazada junto al camino y al río, se asienta sobre una atalaya desde la que se controla el acceso a la población.

A pesar de su carácter defensivo, desde el siglo XVI fue utilizada como vivienda y hasta hace veinte años fue una casa de labranza. En la planta baja estaba la cuadra. En el primer piso vivían los inquilinos, y las plantas segunda y tercera – correspondientes al primitivo cadalso – se usaban como granero y pajar.

Declarada Bien de Interés Cultural, en 2000 y 2001 fue sometida a un proceso de restauración. Las primeras actuaciones se centraron en la base de piedra de sillería del palacio, que no necesitó grandes arreglos. Posteriormente, se procedió a la rehabilitación de las dos plantas de madera.

A pesar de que algunas piezas han tenido que ser sustituidas por unas nuevas, se han conservado las grandes vigas de hace 600 años, gran parte del entramado interno de madera de cadalso y la madera del suelo.

Visitas guiadas

Una de las excursiones indispensables desde Casa Rural Utxunea es Jauregia de Donamaria. Uno de los grandes atractivos para el visitante es recorrer el cadalso, lugar donde se secaba el trigo y al que se accede por una escalera interior de madera. Lo primero que llama la atención es la luz tan especial que se genera en su interior y lo segundo es su acústica. Los ruidos de fuera, como el sonido de los pájaros, el rumor del río o la lluvia, se perciben en esta parte de la torre de una manera mágica, lo que ha llevado a algunos a compararla con una caja musical.
Clic para agrandar

Aunque este emblemático edificio es de titularidad privada, sus propietarias, las hermanas Carmen y Ángeles Peralta, han accedido a abrirlo al público. Desde finales del pasado año, el Consorcio Turístico de Bertiz y el Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra organizan visitas guiadas a la casa-torre de Jauregia para dar a conocer su historia.

Te podremos ayudar con más información en Casa Rural Utxunea, un caserío histórico adaptado para que sea accesible para todas las personas

Uno de los grandes atractivos para el visitante es recorrer el cadalso, lugar donde se secaba el trigo y al que se accede por una escalera interior de madera. Lo primero que llama la atención es la luz tan especial que se genera en su interior y lo segundo es su acústica. Los ruidos de fuera, como el sonido de los pájaros, el rumor del río o la lluvia, se perciben en esta parte de la torre de una manera mágica, lo que ha llevado a algunos a compararla con una caja musical.

Además de acceder a las distintas plantas, la visita incluye una exposición, instalada en el interior del palacio, que ofrece información sobre este tipo de construcciones medievales.

En la planta baja, la muestra aborda la restauración que se ha realizado en el edificio, mientras que en la primera planta se detallan los aspectos históricos del inmueble: qué es una casa-torre, cuáles son sus funciones, tipologías y otros ejemplos conservados en Navarra.

La Torre Jauregia responde con claridad a los modelos vigentes en Navarra, pero sus orígenes no están claros. Su construcción se ha vinculado con el escudero Ochoa de Donamaria, quien en el siglo XV contaba con el favor de los monarcas navarros. Tras un pleito entre los miembros del linaje, la torre pasó en 1542 a manos de Tristán de Donamaria y su mujer, Isabel Cruzat, pero los señores prefirieron residir en otros palacios mientras Jauregia y sus tierras se arrendaban como explotación agrícola.

En el siglo XIX la torre y su señorío se integraron en el patrimonio del marqués de Góngora. Ambos quedarían repartidos entre los herederos hasta que entre 1847 y 1857 una sobrina del marqués, casada con el conde de Barraute, recuperaría la propiedad íntegra del señorío y la torre. Ésta sería vendida finalmente a Miguel Barberena, bisabuelo de las actuales propietarias.

Leído en Utxunea

Guardar

El Castillo de Javier, lugar de peregrinaje y orgullo de Navarra

Castillo de Javier, Navarra - Turismo en Navarra

Castillo de Javier

Casi en el límite al este de Navarra con Aragón se encuentra uno de los monumentos más especiales de Navarra: el Castillo de Javier, un lugar de peregrinaje y orgullo de Navarra, se trata de un majestuoso castillo donde vivió San Francisco Javier o Francisco de Javier.

El Castillo es un lugar al que acuden numerosos visitantes ya que allí nació y se crió San Francisco Javier, de quien son muy devotos en Navarra. Cada año se organizan las llamadas Javieradas, en el segundo y tercer fin de semana de Marzo para celebrar la fecha de su canonización.

El Castillo de Javier fue construido en el siglo XI, aunque no fue hasta dos siglos después cuando formó parte de Navarra. Fue casi destruido del todo cuando en el siglo XVI, los navarros se negaron a pagar unos impuestos a la Corona de Castillo.

Afortunadamente, en los últimos 120 años se han realizado hasta tres restauraciones para restablecer la belleza del Castillo, que es una visita muy recomendable para los que estéis cerca del lugar.

Hoy, el monumento consta de tres cuerpos, que se ven perfectamente diferenciados. Destacan la Torre del Santo Cristo, la bien conservada Torre del Homenaje a la que se conoce también como la Torre de San Miguel y el museo dedicado a san Francisco.

Al hacerse la construcción, se comenzó en el XI con el recinto exterior al que se agregaron las torres y las salas adjuntas en los siglos siguientes, al anexionarse a Navarra.

Especialmente si estás visitando la zona este de Navarra para ver, por ejemplo, la Foz de Lumbier, no podéis perderos uno de los mayores tesoros de Navarra: el Castillo de Javier, lugar de peregrinaje y orgullo de Navarra.

Visto en Diario del Viajero

¿Has visitado el Castillo de Javier? Cuéntanos qué te pareció…

Guardar

Por los castillos medievales de Navarra

Etiquetas

Pasear por muros de más de 500 años, otear el paisaje desde almenas y torreones y recorrer estancias que alojaron a reyes, princesas y caballeros es la propuesta turística que brinda Navarra a sus visitantes a través de la Ruta de los Castillos.


Un itinerario compuesto por cuatro recorridos diferentes que nos acercan a algunos de los castillos y fortificaciones más significativos del Viejo Reyno. Si todavía no conoce las historias y leyendas que se fraguaron en el Palacio de Olite, el cerco de Artajona o el Castillo de Marcilla, le invitamos a descubrirlas.

Muy pocos lugares pueden presumir de haber contado con más de un centenar de bastiones defensivos durante la Edad Media, y menos aún de haber conservado una parte de ellos, a pesar del paso del tiempo y de los avatares de la historia. Navarra nos propone una interesante ruta por una veintena de castillos y fortificaciones situadas a lo largo y ancho del territorio. Le invitamos a elegir su escenario medieval preferido:

En el norte de Navarra, el castillo de Amaiur/Maya nos recuerda que fue el último foco de resistencia frente a Castilla tras la conquista de Navarra. Recientemente se han realizado excavaciones que han sacado a la luz la planta de la fortaleza medieval y del fuerte renacentista del siglo XVII.

Muy cerca de allí, en Irurita, se encuentra uno de los numerosos palacios de cabo de armería construidos entre los siglo XIV y XV, el palacio Jauregia de Irurita; y ya en tierras de Malerreka, la pequeña población de Donamaría conserva una antigua torre de linaje del siglo XV, la casa torre Jauregia.

Aunque el recinto amurallado de Pamplona y su Ciudadela es el conjunto fortificado más representativo y más conocido de la comarca, merece la pena hacer un alto en el camino en Tiebas, a 16 km de la capital navarra, para visitar su castillo, del que se conservan restos de la construcción que el monarca Teobaldo I de Champaña mandó erigir en el siglo XIII. El castillo de Tiebas es de estilo gótico francés y fue residencia real, archivo de cancillería y prisión.

La Zona Media alberga algunas de las construcciones fortificadas más emblemáticas de Navarra. Una de ellas es el castillo-palacio de los Reyes de Navarra de Olite. El Palacio Viejo, que acoge el Parador Nacional, era ya palacio real en el siglo XIII. La parte más conocida data del reinado de Carlos III el Noble y es uno de los alcázares góticos más interesantes de Europa, declarado Monumento Nacional.

Cerca de Olite se levantan dos magníficos ejemplos de recintos defensivos, el cerco amurallado de Artajona y la iglesia-fortaleza de Ujué. El Cerco de Artajona es una fortaleza acorazada del siglo XI con nueve torres y dos portales que está presidida por la iglesia-fortaleza de San Santurnino, atalaya y principal punto defensivo. También la localidad de Ujué conserva una iglesia-fortaleza del siglo X que fue declarada Monumento Nacional en 1936.

En Olcoz encontramos la Torre palaciana medieval, de los siglos XIV y XV, declarada Bien de Interés Cultural. Y en la ruta del Camino de Santiago que discurre por Sangüesa nos esperan el Palacio fortificado del Príncipe de Viana de Sangüesa, un palacio fortificado de dos pisos; y la casa natal de Francisco Javier, el castillo de Javier, del siglo X.

Las tres últimas paradas de la ruta por la Zona Media se sitúan en Tierra Estella: el conjunto monumental de Estella-Lizarra, el castillo de Monjardín, y el conjunto monumental de Viana.

Una de las últimas fortificaciones en estrenar nueva imagen ha sido el castillo de Marcilla. Salvado de la demolición gracias a la intervención de la marquesa Ana de Velasco en 1516, este palacio gótico con muros de ladrillo, matacanes, torres, foso y puente de acceso guardó la espada Tizona del Cid Campeador.

En Cortes se puede visitar su castillo (siglo XII). Declarado Bien de Interés Cultural, el castillo de Cortes está rodeado por una muralla con pequeñas torretas de ladrillo y cuenta con un patio de armas y torre del homenaje almenada.

En un perímetro relativamente cercano, Rada y Santacara presentan interesantes ejemplos de fortificaciones: el recinto amurallado del despoblado de Rada y el Castillo de Santacara, del siglo XIII.

La última parada nos dirige a Tudela, donde se erige la Torre Monreal de Tudela, un edificio defensivo aislado, que en el siglo XIII servía como atalaya de vigilancia de la localidad. En su interior se puede visitar una gran cámara oscura, que proyecta imágenes de la ciudad en tiempo real.

Leído en Hostnews

El castillo de Villamayor de Monjardín

Etiquetas

Castillo de Villamayor de Monjardín

Villamayor de Monjardín, villa de la Merindad de Estella, situada a 673 metros de altitud y que cuenta con 140 habitantes, tiene el honor de ser la mejor atalaya panorámica de Navarra.

El castillo de San Esteban de Deyo tiene una situación privilegiada sobre un perfecto cono montañoso a 900 metros de altura, suficiente para emborracharse de vuelo sobre inmensa geografía. Geografía que se despliega muy generosa a nuestros sentidos y nos deja disfrutar en un simple haz de mirada periscópica de centenares de kilómetros: de los Pirineos a la sierra riojana de Cameros; del colosal Moncayo al escarpado Aitzgorri guipuzcoano; desde la Higa de Monreal a Yoar; y, siguiendo una embriagadora línea, de Andía a Lóquiz, pasando por Urbasa. Y los vecinos y verticales estratos de Montejurra… Y todos los fértiles valles de Tierra Estella…

A través de formas, colores y olores, se distingue la frontera bioclimática septentrional mediterránea con las últimas vides, aunque lo prebardenero se muestre enseguida hacia el sur y sureste. También enseguida, al norte, nace el clima húmedo, donde los robles, hayas y pastos conquistan las alturas. En el cono montañoso, cascajo, tomillo y romero en el glacis sur y convivencia de encinos y robles al norte. Y lección de geografía humana reconociendo hasta 60 asentamientos poblados, 9 provincias y 8 parques eólicos que acotan el perímetro visual.

El Castillo de Villamayor de Monjardín

Dibuja una espléndida postal cuando se accede a la villa desde la Autovía del Camino que se asemeja en su perfil y con sus tonos rojizos del atardecer a la Alhambra de Granada.

Es que Monjardín, salvando distancias, es la pequeña Alhambra de Navarra, por su complejidad palaciega, por el color de su piedra y por ser el ojo que ve y vigila gran parte del reino. Y otra estampa más salvaje por la espesura del bosque desde Azketa y, sobre todo, bajando a Labeaga por el barranco de Ruizabala.

El castillo corona a 900 metros de altura un cono montañoso, sumando elementos constructivos de distintas épocas y, a pie de torre, asemejándose a un barco. Y la tilde que ondea sobre esa torre homenaje, y que recuerda la nobleza e importancia del hito de un estado, es la bandera, aunque desgarrada por la fuerte acción del viento, del antiguo Reino de Navarra.

Este recinto lo comenzaron a construir sobre su roca conglomerada los romanos hace dos milenios. Los árabes le dieron un carácter de fortificación hasta la época de los Banu Qasi. Desde 908, año que lo conquistó el rey Sancho Garcés I, pasó a ser por su situación estratégica, dotación y belleza, una de las principales fortalezas del reino, conociéndose con el nombre de San Esteban de Deyo.

A partir de 1512 su propiedad pasó a manos de los sucesivos Condes de Lerín. Tras siglos de vicisitudes, sufrió modificaciones como recinto militar durante las Guerras Carlistas. Hoy, conserva la esbelta torre de planta cuadrada, buena parte de las murallas que rodean un recinto que tiene 60 metros de largo y más de 20 en su punto más ancho. En perfecto estado está un aljibe abovedado de época romana. En lo más alto se erige la Ermita de la Santa Cruz.

El misterio del castillo radica en dónde se encuentran los restos del rey Sancho Garcés I. El rey navarro mandó ser enterrado allí. A pesar de las distintas intervenciones arqueológicas y de mantenimiento de este y el anterior siglo, los restos del monarca todavía no han aparecido.

Patrimonio de Villamayor de Monjardín

Villamayor, paso y parada obligada del Camino de Santiago, merecería todo un tomo de catalogación; no solo por la cantidad y calidad de su patrimonio; también por la belleza que encierra la localidad, bien definida en el tiempo por un crecimiento natural y sostenible, por el amor que le muestran sus pobladores y por el ímprobo esfuerzo que realizan. El trabajo y la satisfacción colectiva está bien representados por Eugenio Barbarin Luquin, alcalde, y por María Puy Goñi Ayúcar, presidenta de la Asociación de Amigos del Castillo.

La iglesia románica y protogótica de San Andrés Apóstol alberga la Cruz de Monjardín, una joya románica de plata de gran valor, belleza y con el misterio de si fue talismán del primer Garcés en la lucha contra el moro. Asimismo, alberga dos aljibes de gran valor patrimonial, el de época romana del castillo y otro, también muy bien restaurado y de fino y elegante estilo románico tardío, cercano al caserío. Y el busto escultórico de Sancho Garcés I alzando la vista hacia su castillo.

Leído en Noticias de Navarra

La casa de San Francisco de Javier

Etiquetas

,

Castillo de Javier

Aquí se conservan importantes obras de arte, como una colección de pintura española del siglo XV al XX y una de kakemonos japoneses del siglo XIX. Además, alberga numerosos documentos históricos.

Su origen se remonta al siglo X. Aquí nació el copatrono de la Comunidad Foral de Navarra en 1506. Fue residencia de varias familias acaudaladas como los Artieda, los Jaso-Azpilicueta y los Aznárez.

A lo largo de su historia, la fortaleza ha sufrido diversas transformaciones. Así, a finales del siglo XV se le adosó el Palacio Nuevo, recinto en el que vino al mundo el santo.

Este lugar está hoy ocupado por una basílica levantada en el siglo XX. En el interior del castillo destaca una cera flamenca del siglo XVIII que representa a San Francisco de Javier agonizando; un retablo, del siglo XVI, realizado en alabastro policromado, con la Adoración de los Magos, y varias pinturas murales en torno al tema de la Danza de la Muerte. Otro de sus tesoros es la capilla del Cristo, presidida por una talla de madera policromada del siglo XV, que representa a Jesús crucificado.

Asimismo, sobresalen seis enormes lienzos barrocos obra de Godofredo Maes, así como una escultura de Francisco de Javier sosteniendo una azucena, realizada sobre 1622, año de canonización del santo.

El castillo se convirtió en Museo en el año 1986, tras una importante restauración arqueológica.

Construcción: Castillo
Periodo artístico: Gótico
Periodo histórico: Siglo X

Información práctica

Horarios:

Del 01 mar al 31 oct
De Lunes a Domingo
De 10:00 a 13:30
De 15:30 a 18:30
Del 01 nov al 28 feb
De Lunes a Domingo
De 10:00 a 13:30
De 15:30 a 17:30

Precios:

General: 3.25€
Grupos: 2.75€
Niños: 1€

Datos de contacto

31411  Javier, Navarra  (Navarra)
castillodejavier@jesuitas.es
www.turismo.navarra.es
Tlf.:+34 948 884 024
Fax.:+34 948 884 259

Visto en Spain.info

Castillo de Olite, la Navarra histórica

Etiquetas

Cuando uno viaja a Navarra para querer conocer toda la comunidad, debe hacer una parada obligatoria en la ciudad de Olite, y eso se debe porque vas a encontrar una edificación arquitectónica de enormes dimensiones y que es el símbolo y emblema de la ciudad.

Estamos hablando del Castillo de Olite o también denominado Palacio de los Reyes de Navarra de Olite. Este castillo fue nombrado la primera maravilla medieval de España, estando por delante de monumentos de la talla de la Catedral de Santiago de Compostela o la Alhambra de Granada.

El Castillo de Olite fue una construcción que se realizó durante los siglos XIV y XV y su función era más de cortesía y de carácter militar. Su peculiaridad y que la hace muy especial, es que su construcción no se hizo en una visión de conjunto, y por lo tanto, su imagen de desorden viene provocada por las continuas construcciones y reformas que su fueron realizando progresivamente.

Está compuesta por estancias, jardines y rodeado de altas murallas y numerosas torres. Su importancia a nivel de reinado y por su grandiosidad le otorgó la fama de ser uno de los castillos más bonitos de Europa. Este hecho ha originado, que a día de hoy, sea unos de lugares más visitados de Navarra y de España.

No pierdas la oportunidad de conocer uno de los monumentos de mayor fama e importancia de la España medieval, y pasea por el Castillo como en su tiempo hicieron los reyes de Navarra cuando vivían en Olite.

Leído en Viajar sin Brújula
Foto / alvizlo