Bodas en el Castillo de Cortes

Etiquetas

El Ayuntamiento abre el Castillo de Cortes a bodas civiles

Castillo de Cortes, Navarra

En virtud de una recién aprobada ordenanza, el Castillo de Cortes podrá ser utilizado como escenario de bodas civiles que se celebrarán en el patio de armas del emblemático inmueble si los asistentes superan la veintena o en alguna de las dependencias interiores si novios, familiares e invitados no llegan a esta cifra. Así lo establece la nueva normativa municipal que cifra en 200 euros la tasa para utilizar un edificio que, aunque data del siglo X, debe sus características palaciegas a la restauración realizada en el XVI.

El Castillo de Cortes está siendo rehabilitado parcialmente para recibir visitas guiadas y la obra se inaugurará, según las previsiones de los técnicos, el próximo mes de septiembre.

En la ordenanza se añade un anexo de tarifas que incluyen los 60 euros del reportaje fotográfico y otros 20 para la tramitación del expediente de matrimonio civil.

CONDICIONES

Mientras se ultiman los trabajos de adecuación de interiores y el mobiliario, el Consistorio ha dado un paso más en la amortización de esta construcción que durante años ha estado abandonada y que sobrevive gracias al empeño de la Asociación de Amigos del Castillo y a la intervención que se lleva a cabo ahora en base a un proyecto del arquitecto Íñigo Esparza, con financiación europea, foral y municipal.

De esta forma, se autoriza la utilización del inmueble para la celebración de ceremonias civiles en el patio de armas, aunque se fija en 100 el aforo máximo permitido. Como salvedad, la ordenanza especifica que “en el supuesto de que el número de personas sea igual o inferior a 20 personas, se podrá celebrar la boda en el interior de las dependencias del Castillo”.

Como requisitos para la utilización del espacio, queda prohibido fumar en el patio de armas e introducir en el mismo cualquier tipo de mobiliario, aparatos electrónicos, alimentos, bebidas, arroz o confetis, entre otras cosas.

Por otra parte, se deja claro que ni novios ni invitados podrán entrar al interior del castillo en caso de que la ceremonia sea en el patio de armas, por lo que las dependencias permanecerán cerradas durante la celebración del enlace. En caso de que el mal tiempo agüe la fiesta, la boda se trasladará al salón de plenos del Consistorio, aunque no se especifica si por el mismo importe.

Leído en Noticias de Navarra

Anuncios

Jornadas medievales en el Castillo de Marcilla

Etiquetas

Jornadas medievales en el Castillo de Marcilla

Marcilla y su castillo nos esperan con sus jornadas medievales, que tendrán lugar durante los días 28, 29 y 30 de junio, en un entorno privilegiado como es el Castillo de Marcilla.

Además, durante el fin de semana se se podrán realizar visitas guiadas al Castillo.

El Castillo de Marcilla, es una antigua fortaleza, que data del siglo XV, se encuentra ubicado en el centro de la Villa. Ha sido restaurado y fue inaugurado el pasado verano.

Leyenda del Castillo

Es conocida la leyenda, según la cual la marquesa Ana de Velasco se enfrentó valerosamente en 1516 a las gentes de armas del coronel Villalba, impidiendo que se llevase a cabo la demolición de la fortaleza, decretada por el cardenal Cisneros.

Los guipuzcoanos, en nombre de Castilla, tras conquistar Navarra, ordenaron la demolición de la mayoría de los castillos (orden general del cardenal Cisneros). En el de Marcilla mandaba la marquesa de Falces.

Al ser informados de la llegada de Don Hernando del Villar, Doña Ana ordenó aprovisionarse de víveres y disponerse para la defensa. Cuando llegó al Castillo le tributó un gran recibimiento, preparó un banquete y los castellanos se embriagaron.

En atención al trato recibido, Don Hernando del Villar permitió a la dama salir de la fortaleza con sus pertenencias y servidumbre. La heroína le respondió en tono altivo que era ella la que concedía la vida. Desarmados, los soldados tuvieron que abandonar el castillo, humillados por la astucia de Doña Ana de Velasco.

Puedes descargarte el programa completo de actos aquí

Visitando el Castillo Palacio Real de Olite

Etiquetas

Un vídeo que nos cuenta la visita de las alumnas del Colegio Nuestra Señora del Huerto al Castillo de Olite

Fue Carlos III quien comenzó la ampliación del anterior castillo entre 1402 y 1424. En su época, llegó a ser considerado como uno de los más bellos de Europa. Tiene tres partes : el Palacio Viejo, las ruinas de la capilla de San Jorge y el Palacio Nuevo.

La morera del Castillo de Olite

La morera negra del castillo de Olite

El sol débil del atardecer arrojaba saetas de luz dorada desde las almenas del castillo de Olite, que iluminaron la plaza mayor y los patios del palacio como si se derramara oro derretido. Un castillo que no supo conservar su rey ni su ejército; tan solo una morera y su sombra. La misma sombra bajo la que se cobijaron los últimos reyes de Navarra. (Germatore)

Desde El Navarrincón nos proponen una vistita a la morera del Castillo de Olite, una visita indispensable para disfrute de niños y mayores, ya que este castillo fue uno de los mas lujosos de Europa. Un lugar en el que no resulta difícil trasladarse a la edad media y donde además podremos contemplar uno de los monumentos naturales de Navarra, una morera que tiene más de 500 años.

Llegando a Olite podemos acceder al castillo y una vez dentro podremos contemplar una parte del castillo gratuita, pero para ver la morera es necesario pasar por taquilla y entrar dentro del castillo.

Se trata de una vieja morera negra situada en el patio del Castillo de Olite.

En otros tiempos el castillo tuvo amplios jardines en los que se cultivaban naranjos, limoneros, moreras y otras especies. Estos tres frutales se trajeron desde Valencia, remontando el Ebro y el Aragón. La morera declarada Monumento Natural podría ser una de aquellas. Algunos historiadores le atribuyen cinco siglos de existencia, aunque no se ha podido confirmar.

Esta vieja morera cuenta con un diámetro en la base de 1,22 m. y una altura: 9 m.  La proyección de la copa es de 7,50 X 6 m.

El ejemplar fue declarado en 1991 Monumento Natural por su porte, dimensiones e historia, está muy delicado y desestructurado, por lo que ha requerido trabajos variados para garantizar su pervivencia.

Una bonita excursión para realizar cualquier día que queramos retroceder unos cientos de años.

Basado en El Navarrincón dode podrás ver más fotos

Un castillo de película

Etiquetas

Un castillo de película

El castillo de Olite es un castillo singular, de película para muchos.

Y no es solo un castillo de película metafóricamente hablando, sino que ha servido, una vez más, como escenario de rodaje, esta vez de un corto ambientado en le Edad Media.

La empresa de video Videoframe, ha elegido Olite, y su castillo, precisamente para el rodaje de un corto. Videoframe ha creado una historia en la que se mezclan la actualidad y la Edad Media, para lo que ha elegido, entre otros escenarios, el Castillo de Olite.

En el rodaje del corto han participado aproximadamente 50 personas y entre los figurantes se encontraba la compañía de arqueros de Olite.

Videoframe es una empresa que nace de la vocación de su fundador para crear videos, con el propósito de trasmitir emociones y sentimientos. Conscientes de que hacerlo bien es un arte, tratan de impregnar todos sus trabajos de creatividad, diseño, tecnología y sensibilidad.

Foto: Viajando Chic

 

Arte mudéjar en el Castillo de Olite

Etiquetas

Arte mudéjar en el Castillo de Olite

La sala de las yeserías mudéjares del Castillo de Olite permanece sin acceso al público desde hace casi dos décadas.

Oculto tras un candado, un mural de diez paneles adornados con lazos, formas geométricas y motivos vegetales, constituye un extraño ejemplo en Navarra del arte con el que los musulmanes decoraron sus mejores palacios en Granada, Córdoba o Zaragoza.

En esta cámara de Olite, el rey Carlos III quiso coleccionar trocitos de esta práctica afiligranada, exótica en estas tierras, demostración de un arte supremo que se extendió desde Damasco hasta el sur de Europa. Aparte de la famosa arqueta de Leire y algunos capiteles de la mezquita de Tudela, pocas muestras como las de Olite ilustran el trabajo de la civilización islámica en el reino pirenaico.

Hace aproximadamente cinco años, el Gobierno de Navarra restauró los raros paneles, reparó los lazos, sus hexágonos y la orla geométrica que rodea un conjunto que hasta la reconstrucción del Palacio había permanecido a la intemperie, desprotegido por siglos y prácticamente colgado en un muro que se sostuvo de milagro tal y como atestiguan fotografías antiguas.

Los restauradores del siglo XXI limpiaron los yesos, borraron algunos grafitis que habían grabado visitantes poco atentos y dejaron lista la sala para su exhibición pública. Hubo quien planeó colocar un metacrilato para conservar las planchas e incluso idearon un sistema de espejos que, sobre un fondo azul oscuro, resaltaba los estucos convenientemente alejados del observador insensible.

Pero nada ha tenido efecto práctico. Los yesos siguen enclaustrados pese a que desde el sector turístico de Olite se ha solicitado la reapertura, que sería otro  reclamo turístico.

Precisamente hace ahora 90 años, la Diputación Foral de Navarra, el gobierno ejecutivo de la época, convocó un concurso internacional de arquitectos para reconstruir uno de los alcázares emblemáticos de la monarquía navarra. Desde entonces, poco a poco y por etapas, el castillo resurgió de las cenizas hasta que en 1956 se acometió el rescate de las yeserías.

La decoración mudéjar no era ni mucho menos la única que adornaba el Palacio. La hubo obra de maestros franceses, navarros o judíos. Sin embargo, milagrosamente la morisca fue la que mejor aguantó los avatares del tiempo.

En una cámara adosada a la que hoy conocemos como la torre del Homenaje se mantienen todavía estos frisos que, posiblemente, pertenecieron a un ornamento de mayores dimensiones.

En los dibujos se observan lazos combinados con vegetación, parecidos a los que hay en la Aljafería de Zaragoza, la Alhambra o los palacios cordobeses de Al-Zahra. Entre las cenefas de Olite destacan unas hojas de castaño, divisa del rey Carlos III de Eveux, como ha interpretado Javier Martínez de Aguirre en su libro “Arte y Monarquía en Navarra 1328-1425”.

En el trabajo que para pedir la reconstrucción del Palacio escribió en el siglo XIX Iturralde y Suit, así como en la memoria del concurso para la reconstrucción que  ganaron los hermanos Yárnoz Larrosa, también aparecen los peculiares yesos como complemento de una lujoso aderezo del que no son más que una migaja que conservó el tiempo.

Las habitaciones de Olite, por ejemplo, estaban rodeadas de zócalos de madera tallada, de azulejos de colores o cerámicas vidriadas que formaban vistosas combinaciones. La parte superior de los muros lucía revestida de pinturas y de ella caían paños y tapices. Los techos mostraban vigas labradas y detalles dorados. En la cámara de la reina pendían múltiples discos de cobre colgados de cadenitas que el viento tintineaba.

Texto y foto: Luis Miguel Escudero

El Castillo de Javier, en Navarra

Etiquetas

,

El Castillo de Javier

En lo más alto del pueblo de Javier, en Navarra, se erige la fortaleza en la que vino al mundo el célebre misionero universal San Francisco de Javier, uno de los fundadores de los Jesuitas, la orden de la Compañía de Jesús, y actualmente santo patrón de Navarra y patrón de los misioneros.

La construcción del Castillo de Javier data del siglo X y fue levantado para servir como línea defensiva ante los posibles ataques por parte del Reino de Aragón.

Originariamente se trataba de una torre de vigilancia fortificada, que después se convertiría en la Torre del Homenaje del castillo con la llegada de nuevas ampliaciones y reformas. El castillo fue destruido parcialmente durante el siglo XVI por orden del Cardenal Cisneros, y así permaneció hasta que en siglo XIX se decidió construir la Basílica de San Javier justo a su lado.

Hace poco más de medio siglo que el castillo fue restaurado, recuperando parte de su aspecto original, tanto en la estructura como en las medidas defensivas. Una visita al interior nos muestra con detalle como vivió el santo en los tiempos previos a su partida hacia París, primero, y Oriente después.

El Castillo de Javier es un lugar que atrae cada año a miles de visitantes durante las peregrinaciones que tienen lugar durante las dos primeras semanas marzo, conocidas como las “javieradas“, tradición que nació en 1886.

Recorriendo el interior del castillo nos encontramos con diversos detalles, como por ejemplo los tres escudos tallados en la roca a la entrada, el sótano que en otros tiempos sirvió como bodega para sus habitantes, y la impresionante sala de los escudos, donde se pueden admirar lo blasones de las diferentes personalidades que residieron en el castillo, incluyendo el árbol genealógico de San Francisco Javier.

Además, en el museo del castillo se exponen objetos pertenecientes al santo, algunos cuadros de estilo flamenco e información sobre la historia de Navarra.

EL CASTILLO DE JAVIER

  • Año de construcción: Siglo X
  • Estilo: indeterminado
  • Tipo de fortaleza: castillo
  • Estado de conservación: bueno (reconstruido)
  • Localización: Javier, Navarra
  • País: España
  • Precios: 3.75 Euros por persona. La entrada incluye la visita al castillo y al museo
  • Horarios: abre todos los días entre las 10:00 y las 13:30, y por las tardes entre las 15:30 y las 18:30

Leído en Recorriendo Castillos
Foto: RLasaosa

La Torre Monreal – Cámara Oscura

Etiquetas

,

La Torre Monreal, Tudela, Navarra

La Torre Monreal es una torre octogonal de ladrillo, que se alza sobre un cerro enfrentado al Cerro de Santa Bárbara, ubicada junto al Corazón de María. En la antigüedad este cerro se le conoció como Monte del Rey o Monte Real (Mont Real), y de ahí deriva su nombre.

La Torre Monreal es considerada como la atalaya más importante que ha tenido Tudela y la única que se ha conservado hasta nuestros días.

“Os aconsejo que os acerquéis hasta esta Torre, ya que sus exteriores son un impresionante mirador, en donde el visitante puede disfrutar de una de los mejores panorámicas de la ciudad de Tudela. Desde aquí podemos ver la imponente catedral del S.XII, el rio Ebro, el Corazón de Jesús y el Somontano del Moncayo”

Su historia

En el año 802 se funda Tudela como medina árabe coincidiendo con el reinado de Alhakam I y con la intervención de Amrú Ben Yusuf, el cual fortalecerá el cerco de la muralla existente y forticará la zona alta del cerro de Santa Bárbara. Este hecho convierte a Tudela en una de las medinas más importantes de la Marca Superior de Al-Ándalus

En el S.IX se refuerza urbanísticamente Tudela mediante una alcazaba (Cerro de Santa Bárbara), murallas, y puente sobre el río Ebro.

El sistema defensivo de Tudela se basaba en una red de Torres Atalayas de vigilancia y señalización que rodeaban Tudela en un radio de acción de varios kilómetros. Estas torres atalayas se situaban en los puntos más elevados, y tenían comunicación visual entre sí.

De estas torres apenas quedan restos ya que eran muy pequeñas porque su única misión era hacer señales para comunicación.

En 1276 Lope Ortiz de Montagud, justicia y baile de Tudela, presta homenaje a la reina Juana por el castillo de Fontellas y la Torre Monreal de Tudela.

En 1284 a través de los registro de cuentas sabemos que, se anota un gasto de 8 sueldos “pro molendo Frumento turris Monte regalis”. También se menciona que han aumentado durante 16 días en 12 personas la guardia de la “Tutti Montis Regalis” cuando el ejercito enemigo estaba en Tarazona

En 1306 se hace la arqueta por encima de la puerta y se arreglaron techos, para lo que se trajo la madera del soto de Fontellas. En 1425 se confirma la realización de 3 “cambras” (habitaciones) con sus garitas de vigilancia, según el plano hecho por Lop.

Tras la anexión de Navarra a Castilla y la demolición de las defensas de Tudela decretada por Carlos V en 1521, la Torre Monreal pierde su función de atalaya defensiva.

En 1530 Juan de Magallón la tenía alquilada. Más tarde en 1533 Juan Funes, vecino de Tudela, traspasa al licenciado Ulibarri la Torre Monreal, la cual por ser propiedad del rey, tenía esta torre alquilada al patrimonio real por 15 tarjas al año.

Durante la guerra de Sucesión Española (1700-1715) la torre se rebajó de altura, se excavó un foso y trincheras a su alrededor y se le habilitó para poder albergar una guarnición.

Posteriormente en 1812 el único vestigio que existía de la torre fue demolido por los franceses, y en su lugar fabricaron un pequeño fuerte, que también se demolió por orden del general Espoz y Mina cuando en 1813 fueron aquellos expulsados de Tudela.

Durante la Tercera Guerra Carlista, se construye una nueva torre que es la que ha llegado hasta nuestros días después de sufrir dos restauraciones en 1962 y 2003.

Esta última reforma la torre se ha convertido en la primera Cámara Oscura de Navarra y en un Centro de Interpretación con paneles explicativos sobre las culturas que han vivido en Tudela

La Cámara Oscura

La cámara oscura proyecta una imagen viva y en movimiento de lo que está ocurriendo en ese mismo instante en el exterior. Esta cámara permite tener una visión panorámica de Tudela en tiempo real.

Consta de una pantalla blanca, un espejo y unas lentes de aumento. El espejo y las lentes están al final del tubo situado encima de la pantalla a modo de periscopio. Este dispositivo gira 360 grados y recoge la imagen que le rodea.

La luz que entra a través de una ventana de la torre, incide sobre el espejo, y pasa por las lentes haciendo que la imagen se refleje en la pantalla

La Cámara Oscura es en definitiva un elemento muy atractivo para la ciudad de Tudela, una cita que no te puedes perder

Visita guiada

Visita a la Torre Monreal y su Cámara Oscura
Horario: Sábados de 11:00 h. a 11:30 h. y 18:00 h. a 18:30 h.
Domingos de 11:00 h. a 11:30 h.
15 y 16 de agosto de 11:00 h. a 11:30 h. y 18:00 h. a 18:30 h.
Precio: 2 euros

Leído en Visita por el Moncayo
Fotografía: T. Saso

Música coral en el Castillo de Marcilla

Etiquetas

La Escolanía del Orfeón ofrece un concierto en el Castillo de Marcilla

El Castillo de Marcilla iluminado por la noche

Los castillos, fortalezas y palacios ya no cumplen la función para la que fueron creados. Ya no son necesarios como bastiones defensivos ante las amenazas y ataques de enemigos, ya no son moradas de una nobleza que hoy no representa lo que fue.

Se mantienen, los mantenemos, por la importancia que tienen como legado histórico en la mayoría de los casos y artístico en algunos. Pero su mantenimiento y restauración los ha reconvertido, en algunos casos, de instalaciones de uso militar en lugares de uso y disfrute público.

Este es el caso del Castillo de Marcilla, bastión defensivo y palacio noble por siglos, y ahora centro de actividades civiles, administrativas unas, lúdicas las otras. Y así, será sede de un concierto de la Escolanía del Orfeón Pamplonés, ofrecido en el patio del castillo, a las 20:30 horas. Las entradas, con un precio de 3 euros, se pondrán a la venta media hora antes de la actuación.

En el recital, que dirige Juan Gainza con Diana Yerro al piano, la Escolanía mostrará parte de su repertorio, con obras de diferentes culturas y una amplia muestra de autores contemporáneos. La Escolanía alterna en este concierto obras tradicionalmente corales con otras que trabajan movimientos y coreografías que sin duda sorprenderán al público.

Puedes leer la noticia completa aquí

Dinero para el Castillo de Olite

Etiquetas

,

Cierto es que todo aquello que no se conserva se deteriora, y la conservación requiere dinero. Y más aún cuando por el paso del tiempo, por las inclemencias meteorológicas u otros suceso, se producen desperfectos que es necesario reparar.

El Castillo de Olite iluminado por la noche

El castillo de Olite no es inmune a ninguno de estos sucesos, así que requiere que se invierta en su conservación y reparación, y esto es lo que ha hecho el Gobierno de Navarra, al asignar una partida de 443.417 euros para inversiones en conservación y reparación del castillo.

Navarra destina 553.417 euros a la conservación del patrimonio cultural

El Gobierno de Navarra ha autorizado este martes un gasto de 553.417 euros para la conservación y mantenimiento de elementos y edificios pertenecientes al patrimonio cultural de Navarra. 

De esta suma, 443.417 euros se van a destinar a actuaciones de conservación, restauración y adecuación en el Castillo de Olite, con la reparación de un lienzo en mal estado en el que se han producido desprendimientos (110.000 euros) y la reposición de un ventanal gótico desmontado que ha dejado un vano de aproximadamente 15 metros cuadrados cerrado precariamente con madera (47.795 euros).

Además se va a invertir dinero en la conservación y reparación de otros elementos del patrimonio histórico y artístico de Navarra como el Monasterio de Leire, el Monasterio de Iranzu, la iglesia sanjuanista de Cizur Menor, etc.

Puedes leer la noticia completa aquí