Etiquetas

, ,

El espectáculo entrelaza narración y teatro sobre los momentos históricos más relevantes de la historia del Valle de Baztán

Palacio Jauregia - Irurita, Valle de Baztán

Palacio Jauregia – Irurita, Valle de Baztán

Durante los meses de julio y agosto, el Palacio Jauregia de Irurita vuelve a ofrecer visitas guiadas teatralizadas. De martes a domingo a las 19.00 horas, se puede asistir a esta cita «innovadora, educativa, sorprendente y divertida», explican los organizadores.

«Jauregia de Irurita y Teatro Quemadura hemos unido nuestros talentos para elaborar un espectáculo riguroso y ameno. Durante los 75 minutos de duración invitamos al público a recorrer todas las estancias del Palacio para conocer la historia de Baztan, ¡en un escenario auténtico!», cuentan.

La representación que entrelaza narración y teatro está basada en los momentos históricos más relevantes de la historia del Valle de Baztán. Las entradas se pueden adquirir en el mismo Palacio a un precio de 1€ para los niños hasta los 10 años y de 6€ para los adultos. El aforo máximo es de 40 personas y se puede obtener más información en los teléfonos 676 16 37 02 y 948 45 20 56.

El Palacio Jauregia de Irurita

Jauregia de Irurita, también llamado Jauregizuria, es uno de los numerosos palacios Cabo de Armería construidos en el reino de Navarra entre finales del siglo XIV y principios del XV. En el año 1437 figuraba como señor del palacio Pedro Periz, convocado desde entonces a las Cortes de Navarra en numerosas ocasiones y manteniéndose en la misma familia hasta la actualidad.

En el siglo XVIII se produjo una profunda transformación social y económica en toda la comarca; las ejecutorias de hidalguía ganadas por los baztaneses y el capital procedente de América como consecuencia de las actividades comerciales, permitieron la construcción y mejora de muchos edificios, como ocurrió con Jauregia, que fue ampliada con la construcción de un pequeño palacio barroco.

En el interior de este palacio se puede apreciar uno de los laterales de la torre, que quedó escondida en parte al construir el edificio contiguo.

La visita guiada conduce a través del tiempo y permite husmear por los recuerdos familiares y mobiliario de las distintas estancias. Entre los elementos más curiosos destaca un dormitorio barroco en el que se conserva la cama de la tía Mª Pilar -nada habitual pues se quemaban tras largas enfermedades de los dueños-; un tribulario astur-leonés del siglo XVII tallado en madera de boj; la cuna del bisabuelo con un sonajero de cencerro original; y documentos de gran valor en los que se pretendía reflejar la pureza de la sangre cristiana y la descendencia real.

Anuncios