Etiquetas

,

En una vía secundaria a 31 kilómetros de Pamplona se encuentra Artajona, un pequeño pueblo-castillo de agitada historia medieval protagonizada por nobles, reyes, papas y obispos.

Pero ahí no acaba todo. El viajero también tiene la oportunidad de viajar a la prehistoria, y retornar al lejano tercer milenio antes de Cristo, fecha aproximada que queda evidenciada en los dólmenes Portillo de Enériz y Mina de Farangortea, que se erigen a escasos kilómetros de Artajona y son muestra de la cultura megalítica de Navarra.

Panorámica de la ciudad de Artajona./Josep Renalias

Conocida por albergar en 1977 el rodaje de la película Robin y Marian (con Sean Connery y Audrey Hepburn como protagonistas), esta menuda ciudad de 1.736 habitantes fue objeto de regalo de bodas del rey García Ramírez a su esposa Doña Urraca en el siglo XII.

Los monjes que se establecieron en este lugar cercano a Pamplona fueron los del monasterio románico de San Juan de la Peña, en Huesca, y los canónigos franceses de San Saturnino de Toulouse.

El Cerco de Artajona./Jorab

La localidad navarra cuenta como principal atractivo el conjunto amurallado El Cerco, que data del año 1109 y se levanta sobre la colina que domina la villa. Posee un perímetro de 700 metros en el que nueve torres prismáticas, de las originarias 14, alternan con una muralla de trazado irregular que se adapta a la difícil topografía de la zona.

Artajona puede recorrerse de forma libre, no sin prestar especial interés a los palacios, pasadizos y edificios de nobles portadas de los siglos XVI y XVIII que se encuentran en su interior de El Cerco.

Especial mención merecen la iglesia de San Pedro y la basílica barroca de Nuestra Señora de Jerusalén, ya a las afueras de la ciudad.

La arquitectura de Artajona tiene su peculiaridad original./adrian1205

La iglesia de San Saturnino, construida sobre una antigua edificación románica, es un baluarte defensivo, con una torre que sirvió en el siglo XIV como vivienda para los soldados de guardia y como cárcel.

El viajero que busque un dato original encontrará en Artajona cuatro campanas: la más antigua data de 1735 y la más pesada tiene 1.801 kilos. Pero, sin duda, lo más insólito de ellas es que se bandean al revés, hecho único en el mundo que distingue a los artajonenses.

El encanto de la localidad navarra invita a conocerla./La Villa de Artajona Oficial

Con un ritmo narrativo adecuado, este nueva entrega en forma de vídeo nos invita a perdernos por el Cerco de Artajona, el emblema inconfundible de esta coqueta localidad norteña:

fuente: navarratv
Leído en: Lugares con historia

Anuncios