Etiquetas

,

Luis Garrido expone en la Torre de Olcoz ‘Paisajes de Valdizarbe’

La muestra permanecerá abierta al público este fin de semana, del 12 al 14 de octubre

La selección, centrada en la zona de Tirapu, Olcoz, Añorbe o Úcar, se compone de 16 lienzos pintados al óleo
El pintor navarro Luis Garrido, explicando su obra en Olcoz.

El pintor navarro Luis Garrido, explicando su obra en Olcoz. (Ainara Izko)

La recientemente inaugurada Torre de Olcoz esconde en su planta tercera una auténtica joya, una exposición elaborada por el pintor navarro Luis Garrido (Pamplona, 1951), que invita a recorrer mediante sus lienzos, en concreto 16 óleos, las cepas, almendros, cerezos, chopos u olivos tan característicos de la Navarra Media, de ahí su título Paisajes de Valdizarbe.

Esta exposición permanecerá abierta al público los días 12, 13 y 14 de octubre en horario de 12.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.30 horas. Los visitantes que se acerquen hasta Olcoz durante el puente del Pilar contarán, además, con un plus, y es que tendrán la oportunidad de adentrarse en los entresijos de la obra de Garrido de la mano del propio autor, que permanecerá en la sala de exposiciones para solventar cualquier duda.

Tras dos años sin exponer su obra, la última vez lo hizo en el Pabellón de Mixtos de la Ciudadela en 2010 en el marco de la exposición Del natural pinturas y dibujos, el pintor ha recuperado alguno de estos lienzos añadiendo, a su vez, alguna obra de nueva creación e incluso algún paisaje inacabado con los que pretende -“en plan didáctico”, dice- “que se vea mi manera de trabajar porque cada cuadro tiene un planteamiento totalmente diferente”.

Sea como fuere, lo cierto es que Garrido demuestra una sensibilidad especial, casi espiritual se podría decir por la serenidad con la que afronta el detalle, a la hora de plasmar las bondades que brinda la naturaleza en localidades como Tirapu (municipio en el que reside), Olcoz, Úcar o Añorbe. “Llevo viviendo en este valle 30 años y a mi llegada tuve la sensación de un lugar árido y algo inhóspito. Luego fui apreciando su naturaleza discreta y matizada con una variedad de colores cambiantes en cada estación.

Tuvieron que pasar tres años para que, atraído por su paisaje, comenzara a pintar. “Se podría decir que el carácter de mi obra se ha ido conformando por el de este valle. Mi amor por la naturaleza se traduce por mi pintura por el aprecio de sus pequeños detalles, más que una visión panorámica que genérica de ella, en lo que contiene con nombres y apellidos propios”, explica el pintor.

Museo Oteiza

El navarro, incluido en un principio en la denominada Escuela de Pamplona junto a Pello Azketa, Pedro Osés o Pedro Salaberri, entre otros, está trabajando actualmente en un proyecto para el Museo de Oteiza.

“El museo invita todos los años a un artista para que interprete una obra del escultor Jorge Oteiza y estoy haciendo un cuadro que contiene un paisaje, el que se veía a través de uno de los ventanales del museo, donde tenían colocada una de sus esculturas”, adelanta.

Asimismo, cuenta que a día de hoy le quedan, todavía, varios puntos por plasmar en sus lienzos como son algunas “zonas arboladas de Puente la Reina”. Y es que Garrido reivindica que “cualquier rincón es susceptible de convertirse en cuadro“. Tanto es así que su obra está repleta de formas y colores.

Leído en: http://www.noticiasdenavarra.com/

Anuncios