Etiquetas

,

OLCOZ – LOS NUEVOS SEÑORES DE LA TORRE

P9280551-1.jpg

Quien ayer por la tarde, con la anochecida, pasea por los caminos que rodean a Olcoz, lugar de la hermosa comarca de Valdizarbe, se extraña de ver de nuevo iluminada interiormente la torre del señor y en su fantasía e imaginación hasta atisba los movimientos fantasmales de su antiguo señor: Arnaut de Ozta.

Al acercarse a la población y seguir la estela de los vecinos y foráneos hacia la torre, ve que no son antorchas las que alumbran, ni sombras de ultratumba las que murmuran en bullicio.

Son los vecinos y foráneos que acuden, porque de “víspera se conoce el día”, al acto de preinauguración de la reciente rehabilitada Torre Medieval.

Cuando yo, uno más que asistí al acto, penetré en tan singular fortaleza me quedé asombrado del cambio total  que ha experimentado, pues mis recuerdos de la misma era de hace años, cuando en varias ocasiones me acerqué para ver la portada especular de su iglesia parroquial, en relación con la de la ermita de Eunate.

Es otro ejemplo a seguir en la restauración y rehabilitación del Patrimonio de los pueblos de Navarra. Uno más y poco a poco, al menos se consolidan y conservan y se les hace centro del desarrollo del lugar, cita turística y recurso para las necesidades culturales de sus habitantes y de la sociedad en general.

Ayer se nos habló y motivó, una vez más, por parte de la Asociación Astrolabio Románico, del Patrimonio, a través del que los paisanos de Olcoz tienen en su pueblo: su iglesia, su enigmática portada con “monigotes”, que no son tal, su fuente restaurada y su Torre Medieval, pero junto a estos hitos de la Historia, me atrevo a agregar también a las gentes del lugar que han hecho posible esta restauración y esta adecuación.

La torre tiene hasta ascensor para llegar a cada una de sus cuatro plantas. Cuando me subí a él con la intención de llegar hasta la terraza, había un par de niños de unos diez años haciendo también el trayecto y uno dijo al otro: –¿Nos quedamos a la chapa? y el otro, por toda respuesta se sonrió con expresión de querer decir: -¡Jo! ¡Qué rollo! Intervine en la conversación y les dije: -¡Venga!, animaros, que hablarán de vuestro pueblo y os gustará!…¡ ya veréis!… pero no los vi luego sentados entre el público, mayoritariamente mayor.

Por ello quiero recalcar lo que en la charla también se dijo sobre el “Valor educativo del Patrimonio” y apunto un serio peligro para el mismo si no sabemos transmitir de forma atrayente y pedagógica nuestras joyas antiguas a nuestros niños y jóvenes, para que las amen como propias, las sigan cuidando, respetando, dándolas a conocer a la sociedad, para que las integren en sus vidas y en la vida de su pueblo y las transmitan mejoradas a sus hijos.

Olcoz tiene una Torre viva. Sus nuevos dueños la dan a conocer y la convierten en  recurso patrimonial abierto a la sociedad.

Desde aquí, animo a todos a pasarse por Olcoz y además de la portada especular de su iglesia, de la fuente y lavadero restaurado visiten también su Torre Medieval y la vida que mora en su interior. Visitar… y hablar con las gentes, hombres y mujeres de Olcoz para conocer su vida, sus costumbres y sus anhelos.

Mucha suerte en esta aventura de daros a conocer y de acoger al visitante y turista que hasta vosotros llegue.

Por Simeón Hidalgo Valencia
Leído en: simeonhidalgo.over-blog.com

Anuncios