Etiquetas

,

La Torre de Donamaria ha recibido quinientas visitas en lo que va de año

Un 20% más con respecto al mismo periodo del pasado año

Junto a la Torre de Donamaria, Izaskun Goñi; el vicepresidente Sánchez de Muniáin, Raquel Ariztegi y Carlos Herce.

Junto a la Torre de Donamaria, Izaskun Goñi; el vicepresidente Sánchez de Muniáin, Raquel Ariztegi y Carlos Herce.

El edificio Jauregia, también conocido como la Torre de Donamaria, ha recibido en lo que va de año más de 500 visitas, un 20% más con respecto al mismo periodo del pasado año, un incremento en el que ha influido la inclusión del monumento en la Ruta de los Castillos y Fortalezas de Navarra.

El vicepresidente segundo y consejero de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales, Juan Luis Sánchez de Muniáin, visitó el pasado jueves la torre, acompañado por el director general de Turismo, Carlos Erce, la gerente del Consorcio de Bertiz, Izaskun Goñi, y la presidenta de la asociación de casas rurales Hiruak Bat, Raquel Ariztegi.

Las personas interesadas en visitar esta torre pueden reservar cita en el Consorcio Turístico de Bertiz, en el teléfono 948 592 323 o en la dirección de correo electrónico bertiz@consorciobertiz.org. Se atiende según demanda y el precio se aplica en función del número de personas que atenderá la persona que guíe el recorrido por el monumento.

La Torre de Donamaria se encuentra en un lugar muy próximo a Doneztebe / Santesteban -aproximadamente tres kilómetros- y a cincuenta kilómetros de distancia de Pamplona. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1993 y rehabilitada entre los años 2000 y 2001. Cuenta con un programa de visitas desde 2007 y constituye uno de los principales atractivos de la zona.

Edificio con historia

Torre de linaje, data de finales del XIV y principios del XV, con una ampliación en los siglos XVII-XVIII. De propiedad privada, en 1745 perteneció a Joaquín de Ursúa. Luego, pasó a ser propiedad de Luis de Donamaría y posteriormente del conde de Barrot, quien la vendió a la familia de las actuales propietarias a mediados del siglo XIX.

Conocida popularmente como «la casa de las tablas», es de planta rectangular y está compuesto por cuatro plantas.

Las inferiores están construidas íntegramente en piedra, con muros de sillería, mientras que la estructura superior está cubierta de madera de roble de tradición medieval -el llamado cadalso-. Conserva varias ventanas y puertas originales y el techo con entramado de bovedillas es del siglo XVIII.

Leído en: http://www.diariovasco.com/

Anuncios